domingo, 4 de octubre de 2009

Use Your Illusion II (1991) - Guns And Roses


Tal y como dije en la crítica del “Use Your Illusion I” y aunque ahora tenga mis dudas tras volver a escuchar concienzudamente ambos álbumes, esta segunda parte me caló mucho más que aquella desde el principio. Incluso recuerdo que el color de la portada siempre me gustó más, qué tendrá eso que ver ¿verdad? El caso es que todo en este álbum tenía para mí algo en especial. La obra empieza con “Civil War”, la primera canción de los cuatro vinilos que escuché cuando llegué a casa y de la que me imaginaba un video apoteósico al estilo del “Brothers In Arms” de Dire Straits pero con más tiros y bombas. Después se suceden una serie de cortes dispares pero originales que me convirtieron en un fan consumado de una banda que estaba por un lado en la cumbre del mundo y por otro al borde del precipicio.

Este Use Your Illusion II ahora, una vez envejecido, no me parece tan excepcional. Ahí está el cierre “My World” capricho de Axl, quien lo firma, que no me dice demasiado (y que ahora me recuerda muchísimo al "Army Of Me" de Björk de 1995), o la poco apropiada “Knocking On Heavens Door”, más preparada para ser llevada al directo que para ser escuchada y disfrutada en el Walkman o en tu habitación de adolescente llena de pósters de Guns N`Roses o Metallica (aúnque el video que inserto es anterior y cojonudo y es que ese concierto en el Ritz de 1988 es una verdadera joya) Pero en ese momento coetáneo a la edición del trabajo ni la primera era un horror ni la segunda destrozaba el original, con lo cual el disco entró; entró y gustó tras la primera escucha. Eso es un punto a su favor porque cierto es que hay discos que no entran de primeras y que luego, poco a poco, a fuego lento, te van cautivando; también hay discos que te cautivan la primera vez, incluso las primeras cincuenta veces y luego lo descubres en la estantería pasados los años y ves entonces que realmente no era para tanto y tu gusto musical lo desecha de forma natural y luego están los que, como éste, entran a la primera y ahora, pasados muchos años, sigue cayendo bien. Así es la relación, al menos mi relación, con los discos. Así de caprichosa e irregular.

Como decía, “Civil War” fue la primera canción que escuché y estuvo girando una y otra vez mientras me intentaba aprender el arpegio del principio, luego vino “You could be mine” que en navidades descubriría en Terminator 2 junto a un Schwarzenegger haciendo de bueno y tararearía en el cine para que la gente se diera cuenta de que me la sabía. También está en esta segunda parte el “Don´t Cry (Alt. Lyrics)”(aquí en directo), versión con diferente letra al “Don´t Cry” del Use Your Illusion I que me gustaba más por el hecho de tener letras “alternativas” y por estar yo en la época de empezar a pensar en que quería ser un tipo “alternativo” También me gustaba mucho el “Get In The Ring”, pese a su simpleza melódica, con esa mala leche y esa lista de gente de revistas, críticos musicales etc. a los que mandan a tomar por culo. Hoy por hoy, y si no fuera porque no fue sólo escrita por Axl, me daría asco, pero como también estuvieron allí Duff y Slash la respetaré. Como veis, tengo al Sr. Rose en un pedestal.

Por otro lado, he de decir que este disco abusa bastante del piano y eso es algo que no me gusta hablando de una banda de “Hard Rock” Abusan en el Use Your Illusion I y abusan en este Use Your Illusion II, en canciones como “Civil War” o “Breakdown” o “Pretty Tied Up” Lo cierto es que nunca me gustaron ni Dizzy ni las coristas que llevaban en directo, vaya.

En conclusión, yo he cambiado. En 1991 me volví loco por este disco pero a día de hoy con los oídos y la mente totalmente educados el primero de los dos, el amarillo, me parece bastante mejor. Lo veo con unas raíces más profundas, con más clase, con más impronta de Izzy Stradlin. Es cierto que en los dos hay grandes canciones, grandes solos y maravillosos riffs pero también algun que otro bajón. Por ello coged vuestros vinilos y una cinta de 60, id al tocadiscos con pletina de vuestro padre y grabaos las dos caras con las canciones que más os gustan. Así podréis escucharlas una tras otra sin bajadas de calidad mientras vais en la ruta escolar rumbo al instituto.

A destacar:
  • Civil War
  • Pretty Tied Up
  • So fine
  • Estranged
  • You Could Be Mine
  • Don't Cry (Alt. Lyrics)
Crítica publicada el 04 de octubre de 2009

6 comentarios:

Norbu dijo...

Efectivamente, el Use Your Illusion podría haber resultado mucho más contundente si en lugar de un disco doble, se hubiesen seleccionado las 14 o 15 "buenas" de ambos en uno sólo.
Y ya que estoy, no me resisto a decir que con Load y Reload de Metallica pasa exactamente lo mismo.

Un abrazo!

Buque dijo...

Cierto lo de los Use Your Illusion. Aunque reconozco que el llegar a casa con ¡4 vinilos nuevos de GN'R! fue una experiencia irrepetible, jaja.

Con Metallica no estoy tan de acuerdo. Creo que tanto "Load" como "Reload" son buenos discos. No a la altura de sus antecesores, por supuesto, pero que les sobran poquitas canciones.

Anónimo dijo...

aisss, pues a mi me encanta el piano de so fine.

Por cierto el color del album está totalmente justificado, frio ( no distante, sentimentamente hablando estar blue, triste,vamos) y melancolico.

No los he comparado ahora, pero antes me gustaba más este que el primero, ¿cuestion de caracter? quizás.

Buque dijo...

Si. El piano de "So Fine" es estupendo (toda la canción lo es) y también el de "Novembre Rain" del Use Your Illusion I. Creo que escribí ese párrafo pensando en el "Appetite For Destruction" y en discos de verdadero "hard rock"

fred dijo...

Pienso que es un gran disco. De haber seguido juntos hubieran seguido por esa senda, supongo. Con un pie en el hard rock y el otro en la experimentación. Creo que cuando una banda domina y luego reinventa un género con talento, tiene derecho a buscar y probar nuevos sonidos y estilos.

abrazo gunner!

Buque dijo...

Sí, si hubiesen seguido juntos... Lo malo es que lo que tenemos actualmente no son los Guns N' Roses. Es el notas de Axl y su primer mercenario, Dizzy. ¿Quién le dejó los derechos de las canciones a este individuo?